“Terapias de conversión” causan polémica entre homosexuales chinos

170

China.- Un estudio de la organización Human Rights Watch reveló que las “terapias de conversión” para los homosexuales causan polémica.

Los detalles sobre los procedimientos que se realizan en hospitales públicos para tratar a los homosexuales reciben el nombre de “terapias de conversión”.

La información fue hecha pública gracias a un estudio realizado por la organización Human Rights Watch.

¿Qué son las terapias de conversión?

Las terapias de conversión consisten en aplicar técnicas de hipnosis, electroshock, encierros y medicación forzada. Sumado a eso, existen otros métodos que se usan en China para “tratar” a las personas homosexuales, revelados por Human Rights Watch.

La terapia se justifica dentro de la sociedad china porque la tradición establece la necesidad de tener hijos con el objetivo de perpetuar el apellido familiar.

Tal situación obliga a los hijos varones a ser sometidos a esas terapias. Los hijos de parejas homosexuales sufren fuertes presiones de su entorno familiar.

Los varones son obligados a contraer matrimonio con una pareja diferente a su sexo, y que sean “decentes”.  

Tales terapias se aplican incluso dentro de los centros de salud públicos, los cuales incluyen polémicas técnicas, y torturas.

Las  autoridades chinas no han tomado medidas rotundas para impedir este tipo de terapias.

Un testimonio certifica estas terapias. Así fue el caso de Wen Qi  y Xu Zhen, homosexual que fue tratado con las terapias antes mencionadas.

Un psiquiatra convenció a la madre de Wen Qi para que dejara a su hijo en su clínica. Al dejarlo, taparon los ojos al joven, le pidieron que se relajara, ataron piernas a la cama y manos. Luego,  Wen Qi narró que  le colocaron electricidad.

Wen Qi pensó que sería corto, sin embargo no fue así. Le dejaron la corriente hasta hacerlo temblar en la cama.

Los casos fueron reconstruidos por Human Rights Watch gracias a los testimoniales de varios chinos afectados por esa situación.

“China dejó de considerar la homosexualidad como un delito desde hace más de veinte años, sin embargo las personas LGBTI+ aún son sometidas y señaladas por su orientación sexual”, finalizó Graeme Reid, director de derechos LGBT de HRW.