Torturadores de la CIA irán a juicio por fomentar la violencia

77

Estados Unidos-. Dos psicólogos que ayudaron a diseñar el programa de interrogatorios de la CIA luego de los ataques del 11 de septiembre de 2001 irán a juicio por alentar el uso de métodos de tortura como ahogamientos simulado y encadenamiento de prisioneros en posiciones estresantes. 

Jueces federales en el estado de Washington ordenaron la realización de un juicio con jurado, en respuesta a una demanda de tres exreclusos -uno de los cuales murió en una cárcel de la CIA luego de duros interrogatorios- y rechazando los esfuerzos para forzar a archivar el caso y evitar una audiencia completa.

La demanda, presentada por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), será la primera que incluya al programa de tortura en un juicio, a realizarse en septiembre próximo.

El gobierno logró evadir iniciativas anteriores alegando que es necesario proteger información delicada de inteligencia.

El caso involucra a los psicólogos James Mitchell y Bruce Jessen, quienes fueron reclutados por la CIA en el año 2002 a fin de ayudar a diseñar y llevar a cabo los interrogatorios de sospechosos en el marco de la guerra contra el terrorismo capturados en Afganistán y otros lugares.

Estados Unidos - CIA

Los psicólogos James Mitchell (izq.) y Bruce Jessen (der.)

Los dos cobraron 80 millones de dólares por su trabajo, la cual incluía ayudar a interrogar a Khalid Sheikh Mohammed, el cerebro de los atentado del 11 de septiembre de 2001 en los Estados Unidos atribuidos al grupo Al Qaeda, y a Abu Zubayadah, otro alto miembro de la organización armada.

La ACLU argumentó que Jessen y Mitchell fueron responsables, y se beneficiaron de forma económica de la tortura ilegal del tanzanio Suleiman Abdullah Salim, el afgano Gul Rahman y el libio Mohamed Ahmed Ben Soud.

Los dos primeros fueron liberados después de pasar años en prisión, mientras que Rahman murió de hipotermia en una celda de una prisión de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense en noviembre de 2002, luego de lo que ACLU denunció como dos semanas “brutal tortura”,

“Este es un día histórico para nuestros clientes y todos lo que buscan la rendición de cuentas por la tortura”, apuntó el abogado de la ACLU, Dror Ladin en una comunicado.