Trabajadores de mina chilena: “Vencer o morir”

204

Chile.- Desde hace aproximadamente dos semanas, “Vencer o morir” es el lema que repiten los trabajadores en la mina Escondida que se encuentran en huelga en el desierto de Atacama, mientras esperan presentarse en la mesa de negociaciones con la empresa BHP Billiton con auspicio del ministerio del trabajo de ese país.

Tras casi 14 días de huelga, el ánimo sigue siendo el mismo por parte de los trabajadores de la mina para defender lo que consideran adquirido. “No vamos a claudicar”, advierte a las agencias de noticias, Walter Castro, mecánico de planta de 29 años, desde el campamento instalado cerca del yacimiento.

Una de las 250 mujeres que hacen vida laboral en la mina también brindó su opinión al respecto. “Hay que estar acá en la huelga el tiempo que haya que estar, hasta morir. Tenemos que recuperar todo lo que teníamos”, dijo desde Escondida, la mina con mayor producción de cobre del mundo, la cual se estima  que cuenta con el 5% de la producción total.

[pullquote] Según cifras oficiales, Chile es el mayor productor de cobre del mundo con un tercio de la oferta de todo el planeta. [/pullquote]

Frente a los planes de la empresa BHP Billiton, que en la actualidad es la principal accionista de la mina, de reducir los beneficios que conquistaron en los tiempos de bonanza del cobre, cuando una tonelada se pagaba casi al doble del precio actual, los mineros han trazado límites. La lucha es por mantener beneficios, ¿cómo ayudas a la educación o a la salud, que los nuevos trabajadores disfruten de los mismos beneficios y no aumentar la producción a costa del tiempo de descanso?”, cuestionó uno de los trabajadores.

Otros trabajadores indicaron que los beneficios hoy en día no representan gran cosa. “Los beneficios con los que vine a trabajar, ahora son nada. Dejé a mi familia por esto y que nos quiten nuestros beneficios es complicado”, dice Vinka Orellana, conductora de camiones de unos 33 años. “Queremos, como todo el mundo, darle una buena calidad de vida a nuestros hijos. Y la empresa nos está quitando eso”, expresó Orellana al borde de las lágrimas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *