Tráfico de combustible dejó 9 víctimas en México

199

México.- El tráfico de combustible se unió al de drogas como una de las principales causas de muertes violentas en México.

Este martes se conoció que nueve personas fallecieron en la localidad de Huehuetlán, en el estado de Puebla, debido a la incursión de un grupo armado que atacó a varias personas dedicadas al tráfico ilegal de combustible.

En esta región operan desde hace algún tiempo bandas dedicadas al robo y venta de combustible, según datos aportados por la fiscalía local.

[pullquote]El robo y venta de combustible deja pérdidas por unos 2.000 millones de dólares anuales a la estatal Petróleos Mexicanos[/pullquote]

Los hechos ocurrieron en la madrugada del lunes, cuando el grupo de personas atacó a los pobladores para exigirles el pago de las cuotas por permitir el paso del combustible ilegal. Debido a que las bandas se negaron a pagar la extorsión que pretendían cobrarles, se produjo un intercambio de disparos.

En el suceso resultaron muertos tres hombres; y el grupo armado, que también se dedicaba a extorsionar a comerciantes, secuestró a otras seis.

Cinco de los desaparecidos fueron encontrados muertos en un paraje solitario, a pocos kilómetros del sitio donde los secuestraron. El sexto no ha sido localizado.

Otro de los fallecidos fue un comandante de la policía local, quien recibió varios disparos efectuados por un poblador de Huehuetlán que reclamaba que las autoridades no detenían a los contrabandistas.

El robo y venta de combustible deja pérdidas por unos 2.000 millones de dólares anuales a la estatal Petróleos Mexicanos.

El pasado mes de mayo cuatro militares y seis presuntos “huachicoleros“, como se les conoce a quienes se dedican al tráfico de gasolina, murieron en un enfrentamiento armado.

En los primeros cuatro meses de 2017, las fuerzas militares y policiales decomisaron dos millones de litros de combustible robado.

Durante esos operativos, fueron detenidos 340 huachicoleros y se decomisaron 1.080 automóviles usados para el tráfico de combustible.

Además de las pérdidas de vidas y de ingresos para la petrolera, los accidentes causados por esta práctica son bastante frecuentes.

En diciembre de 2010, una toma clandestina provocó una explosión, dejando un saldo de 29 personas muertas en San Martín Texmelucan, Puebla.