Entretenimiento

Tragedy Girls: una película tan mala que llega a ser buena

Nos relata la obsesión de dos adolescentes por las redes sociales

Hay largometrajes que nos entretienen, que consiguen emocionarnos, que pasan a la historia por la calidad de su cine… pues bien, ese no es el caso de “Tragedy girls”. Si fuera recordado por algo, sería al mismo estilo de “The Room”, por conseguir el éxito en lo desastroso.

Tyler McIntyre nos presenta un “slasher” dónde la fama en las redes sociales es lo más importante para dos jovencitas de un pequeño pueblo. Luego de que un asesino empezara a aniquilar a los habitantes del lugar, las chicas deciden tomar la justicia por sus manos y secuestrarlo para que las “entrene” en el arte de los asesinatos y así conseguir más vistas en su cuenta de Twitter.
Lo interesante de la propuesta es que cambia el rol cliché de la dama en peligro y, más bien, las convierte en las ejecutoras de un plan macabro, donde no mostrarán ningún escrúpulo con tal de conseguir sus objetivos.
Tiene referencias a diferentes clásicos del cine de terror. Podemos reconocer claros guiños a cintas como Destino Final, Carrie, Viernes 13, entre otros. Así que no es sorpresa que las muertes y decapitaciones, increíblemente gráficas y exageradas, estén a la orden del día.
Brianna Hildebrand y Alexandra Shipp interpretan a Sadie y a Mckayla, las dos “Tragedy Girls” que ven como su popularidad y likes suben como la espuma, mientras van dejando una línea larguísima de víctimas en su camino por el estrellato.
Ambas están increíbles en sus roles, logrando convertirse en unas verdaderas sociópatas adolescentes. La química entre ambas es fabulosa, así como la construcción de sus personajes. Pueden ser absolutamente despiadadas, pero, igual no dejan de preocuparse por la ropa que usan o por poner la sonrisa correcta para los selfies. Las dos asesinas tienen una dualidad que es atractiva y que logra que el espectador realmente conecte con su historia.
Esta es una cinta para no tomar en serio. Debes verla con la mente abierta y entender que es un trabajo dónde se optó por la exageración: en las muertes, en la personalidad de los personajes, en la inquebrantable amistad de Sadie y Mckayla. Cuando comprendas eso, podrás empezar a disfrutarla.
Prueba de esto está en lo bien que le ha ido en diversos festivales de cine, algo que ni su mismo director se esperaba. Pero bien, hay que reconocer que su guion es muy acertado, maneja un humor negro bastante bueno y tiene diálogos hilarantes con los que no podrás evitar reír. Además, el ritmo de la cinta es tan ágil y rápido que realmente nunca puedes ponerte a analizar a fondo lo que está ocurriendo, porque, si lo hicieras, te darías cuenta que no tiene sentido alguno.
El final carece de fuerza y se siente un poco forzado, pero, el director guarda un as bajo la manga y suelta un último plot twist que resulta muy interesante.
En resumen, es una película interesante que se ríe de los clichés del género y le da un giro de tuercas al “slasher”. Si quieres ver algo más relajado por Halloween, “Tragedy Girls” es tu opción ideal.

Marketing Digital Experience

Artículos relacionados

2 thoughts on “Tragedy Girls: una película tan mala que llega a ser buena”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close