Trámites online: desde abrir una empresa hasta divorciarse

1518

Internet se ha convertido en la plataforma ideal para agilizar todo tipo de trámites de carácter público o privado. Son numerosas las gestiones corporativas o personales que se pueden realizar a través de una pantalla y que hasta hace pocos años parecerían insólitas.

Entre las primeras operaciones a través de la red que se transformaron en cotidianas se pueden citar el comercio electrónico, las operaciones bancarias, las reservas para hoteles y las de billetes de avión.

No obstante, gracias a su masificación y a las nuevas propuestas de negocios, Internet ha diversificado su campo de acción, que alcanza ahora la apertura de compañías, registro de marcas con derechos de autor y hasta divorciarse.

Prácticamente cualquier trámite debe iniciarse desde el ciberespacio, lo que habla de la automatización de los procesos para ahorrar tiempo, dinero y esfuerzo. Es un triunfo de la tecnología frente la burocracia y los largos tiempos de espera que eran habituales en el pasado.

Esto sin considerar el boom que empezó hace algunos años con las transmisiones en vivo a través de dispositivos móviles, las redes sociales y la migración de los medios tradicionales, que se han visto obligados a crear nuevas formas de difundir contenidos.

Espacio para la expansión

Todos han encontrado en la red un nuevo espacio para expandir su alcance y facilitar las solicitudes, tanto de corte empresarial como de índole personal.

La mayoría de las naciones han apostado por las ventajas que ofrece Internet, para ofrecer a sus ciudadanos menos tiempo de espera para sus requerimientos. Las compañías también han aprovechado este escaparate de 24 horas para captar nuevos clientes, o ayudarlos en el proceso para expandir sus negocios.

En este sentido, se puede citar el caso de igerent.com, un portal especializado en prestar servicios de propiedad intelectual en todo el mundo. La compañía sirve de enlace para el registro mundial de marcas, así como su vigilancia y monitorización. La idea es que cualquier empresa o persona particular registre su marca a través de la página web y proteja sus creaciones.

“Cualquier persona puede solicitar los servicios en cualquier país o jurisdicción. Al empezar el requerimiento, un consultor es asignado para tramitar todas las solicitudes. Cada país cuenta con unos plazos y requisitos diferentes en cuanto a las marcas se refiere”, explican los profesionales de iGERENT a través de su página web.

Comercio electrónico

A mediados de la década de los 90, cuando la expansión de Internet cobró vida en el mundo, las tiendas online no estaban en el horizonte. Pocos años después, antes del 2000, ya existían miles de tiendas que ofrecían productos como forma de hacer negocios.

Aunque en las primeras de cambio hubo problemas de seguridad en las transacciones, esto pasó a la historia tras la encriptación de la información financiera de los compradores, lo que dio el espaldarazo final para que el comercio online se convirtiera en un estandarte de la red a nivel global.

Hoy en día, casi todo se puede comercializar a través de Internet. Desde ropa, calzado, dispositivos electrónicos, coches, hasta las casas pueden venderse por medio de una negociación que comienza en la red.

Una de estas experiencias es la del portal ventagruposelectrogenos.es, una tienda online que se dedica a la venta de grupos electrógenos y generadores eléctricos con distintas finalidades, tanto industriales, comerciales o domésticas.

A la hora de comprar grupos electrógenos es obligatorio aclarar todas las dudas con los especialistas, para adquirir el equipo que realmente se necesita. Esto incluye el tipo de combustible, tipo de tensión, tipo de arranque y frecuencia de uso. Además, la recomendación es comparar precios de grupos electrógenos y ajustarse al presupuesto.

“La venta de los grupos electrógenos está en ascenso. Comprar uno de estos equipos en la actualidad puede convertirse en una inversión. Adquirir uno supone un cambio en la vida del grupo familiar o en la empresa, ya que se cuenta con un equipo propio sin importar la demanda que se tenga”, puntualizan los expertos desde la página web.

Divorcios online

Uno de los servicios que más ha crecido en la red durante los últimos años ha sido el de los bufetes de abogados online, que ofrecen su ayuda para numerosos casos de origen mercantil, penal o civil, entre muchos otros.

Entre estos destacan los profesionales del derecho que ofrecen el llamado divorcio express, una modalidad que, al cumplir con ciertos requisitos, se puede iniciar a través de un trámite online que es rápido y económico.

Antes de solicitar este tipo de servicio, los interesados deben aprobar de mutuo acuerdo la separación. Este es un requisito indispensable, ya que de lo contrario se estaría hablando de un divorcio contencioso, que es más lento y menos económico.

También es necesario presentar un convenio regulador y que el matrimonio tenga al menos 3 meses, excepto en los casos de maltratos o abusos.

Respecto a este tema, los especialistas de abogadosdivorciosmadrid.org, un reconocido despacho de divorcio en madrid, afirman que esta opción es la más sugerida en aquellos “casos en los que se tenga claro el contenido que tendrá el convenio regulador y lo que derivará un procedimiento de este tipo”, destacan los profesionales sobre los procesos de separación.

El abogado solo podrá proceder con este tipo de solicitudes a menos que se cumplan con todos los requisitos preestablecidos por las leyes españolas.

Según el personal del portal abogadodivorciomadrid.net, el divorcio express tiene dos características fundamentales: el precio del proceso y el menor tiempo de espera hasta que los trámites se lleven a cabo.

El bufete de abogados en Madrid ha reiterado que el proceso para divorciarse con esta modalidad debe contar con la contratación de un abogado y un procurador. El beneficio evidente de este método puede hacer que hasta el integrante de la pareja más reticente acepte ante el ahorro que representa.

La evolución de los servicios que presta Internet seguirá transformando las sociedades, que ven la plataforma como un aliado y no como un enemigo.