miércoles, diciembre 8, 2021
InicioDeportesTristeza académica

Tristeza académica

Avellaneda.- Se acabó el sueño de la Copa Libertadores para Racing, que intentó por todos lados, pero no pudo con un sólido Guaraní que se asentó sobre las manos de su arquero Aguilar para conseguir el pase a la semifinal (jugará ante River después de la Copa América).

En los primeros 43 minutos Racing hizo casi todo bien. Trianguló, salió jugando con Aued, siempre tratando de pergeñar un ataque y romper la defensa del equipo aborigen que, muchas veces, se encontró completamente de su lado del campo. Bou tuvo una clarísima a los 4 minutos, pero el árbitro asistente levantó equivocadamente la bandera y la situación se desperdició. Después el equipo blanquiceleste intentó con Camacho y Voboril por la izquierda, algún centro de Pillud por la derecha, incluso un excelente remate de Aued que se desvío y salió cerquita del palo izquierdo paraguayo.

Bou volvió a quedar fuera de juego varias veces (bien cobradas), y el partido parecía inclinarse cada vez más a favor de los argentinos, hasta que un mal pase atrás comprometió a Saja, que le cometió penal a Palau y el árbitro expulsó al arquero. Corrían ya los 45 minutos cuando Ibáñez entró en lugar de Acuña, ocupó el lugar de Saja bajo los tres palos, y le atajó el penal a Benítez. Fin de la primera mitad. Expectativa abierta.

En el segundo tiempo Racing arriesgó como pudo, dominó todo el tiempo, aún con 10 jugadores en el campo. Entró Brian Fernández por Camacho, que amagó ni bien entró, pero luego fue controlado por la defensa guaraní. Mendoza en el mediocampo y Cáceres en la defensa fueron parte importante de la resistencia aborigen. Sobre el final entró Romero por Aued, pero ya quedaban pocas piernas entre los argentinos. Cansados, con uno menos y con el clásico hace sólo 3 días, pusieron todo lo que tenían para intentar concretar la hazaña.

Con espacios por la arremetida racinguista, Guaraní tuvo algunas posibilidades de ponerse en ventaja, pero Ibáñez le sacó un remate dificilísimo a Santander, y luego salvo al equipo dos veces más en jugadas colectivas que tenían destino de gol. Al final, Santander conectó con violencia un centro de Palau, casi en el área chica, pero mando la pelota por arriba del travesaño. Por su parte, Aguilar se volvió la figura del cotejo, además de lo hecho en el primer tiempo, sacándole un excelente pelotazo de afuera del área a Fernández y otros dos disparos a Bou.

Con el 0 a 0 en Avellaneda, Guaraní consiguió el pase por la victoria de local. Racing jugó los dos segundos tiempos con uno menos, pero igual demostró tener una idea de juego y mucha garra. La hinchada despidió a la academia alentando y cantando. Aunque ya no hay más copa para Racing, el Cilindro terminó festejando, vitoreando al actual campeón del fútbol argentino.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments