Trump atacó nuevamente a México

117

México.- El presidente de Estados Unidos (EEUU), Donald Trump, atacó nuevamente a México señalando que es un país peligroso y excesivamente violento.

Este jueves Trump publicó en su cuenta de la red social Twitter: “México acaba de ser clasificado el segundo país más mortífero del mundo, sólo por detrás de Siria. El tráfico de drogas es la causa. ¡Construiremos un muro!”.

En la última semana, el republicano retomó la idea de erigir un muro en la frontera con México, una de sus promesas de campaña, como una manera de evitar la inmigración ilegal y señaló que le colocaría paneles solares para que el muro generara energía y se pagara a sí mismo.

Los ataques de Trump al país azteca comenzaron en junio del año 2015, cuando acusó a los inmigrantes mexicanos de ser distribuidores de drogas y violadores, y solicitó la construcción de una barrera fronteriza para evitar que cruzaran la línea divisoria entre ambos países.

Aunque el Gobierno de México, encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto, exigió a Trump que cesaran los ataques contra sus connacionales, el magnate respondió asegurando que el país latinoamericano pagará por el muro.

[pullquote]El nuevo ataque de Trump a México es una manera de desviar la atención a su creciente impopularidad en su propio país[/pullquote]

Las acusaciones de Trump reiterando que México es un país violento, fueron negadas por el canciller de ese país, Luis Videgaray, quien aseguró que los delitos ocurren porque existe una alta demanda de drogas por parte de Estados Unidos, que impulsó a los carteles a una lucha violenta por el control de la distribución de estupefacientes en el país vecino.

Además, en un comunicado, el responsable de las Relaciones Exteriores destacó que la tasa de homicidios, según cifras de Naciones Unidas, está “muy por debajo de la de varios países de la región”La Cancillería mexicana indicó que sus intenciones son seguir trabajando conjuntamente con el gobierno de Estados Unidos en el “combate a las drogas ilícitas”.

El nuevo ataque de Trump a México es una manera de desviar la atención a su creciente impopularidad en su propio país, aseguraron los analistas, quienes citaron una encuesta realizada por Gallup, que arrojó que apenas el 36 por ciento de los ciudadanos estadounidenses aprueba su gestión, el peor resultado para un presidente desde 1953.