Trump calificó de “repugnantes” a racistas de EEUU

106

Estados Unidos.- El presidente Donald Trump calificó de manera contundente el racismo, acusando directamente a racistas blancos, grupos neonazis y a la organización de extrema derecha Ku Klux Klan (KKK) de estar detrás de la “violencia racista” del sábado en Charlottesville, Virginia, que dejó una mujer muerta y 19 heridos.

“El racismo es el mal“, señaló el mandatario desde la Casa Blanca. “Y los que causan violencia en su nombre son criminales y matones, incluyendo el KKK, los neonazis, los supremacistas blancos y otros grupos de odio que son repugnantes a todo lo que queremos como estadounidenses”, añadió.

“Todos los que actuaron criminalmente en la violencia racista de este fin de semana, rendirán cuentas. Se hará justicia”, sostuvo en otro pasaje de sus declaraciones.

Trump, quien comenzó su comparecencia alardeando de la buena marcha de la economía durante su mandato, hizo esta condena de los grupos de odio después de dos días en los que ha recibido múltiples críticas, incluso desde su partido, por haber condenado el sábado “el odio y el fanatismo” por “múltiples partes”, sin señalar a los supremacistas que convocaron la marcha en Charlottesville.

Luego de su declaración no hubo preguntas, a pesar de que el viernes había anunciado que el lunes daría una “gran conferencia de prensa” en la Casa Blanca, sin especificar el tema a tratar.

Trump señaló que hoy que el “odio, la intolerancia y la violencia no tienen lugar en Estados Unidos”, y condenó el “horrible ataque y la violencia que todo el mundo vio” el sábado.

“Independientemente del color de nuestra piel, vivimos bajo las mismas leyes y saludamos a la misma gran bandera y estamos hechos por el mismo Dios todopoderoso”, afirmó.

Adicionalmente, recordó que como candidato prometió “restaurar la ley y el orden” en el país, algo que están “cumpliendo” las agencias federales, de manera que el Gobierno no escatimará recursos para “que todos los niños crezcan seguros”.

El mandatario recordó que el FBI y el Departamento de Justicia han abierto una investigación de derechos civiles sobre el ataque que perpetró un joven blanco de 20 años al arrollar con su coche a un grupo de manifestantes, un suceso en el que murió una joven y resultaron heridas al menos 19 personas.