eeuu-alerto-apoyo-de-china-y-rusia-en-venezuela

Trump presagia que Rusia y China retarán influencia de Estados Unidos

115

El presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró que el planeta está accediendo a una etapa de rivalidad entre Rusia y a China. Los señaló como los oponentes que debe combatir Washington.

“Nos agrade o no, nos encontramos en una exclusiva era de rivalidad. Aceptamos que hay vigorosas competencias militares, económicas y reglas en juego cerca de todo el planeta. Enfrentamos regímenes que intimidan a USA y a sus socios”, dijo Trump.

Este archivo marca las considerables líneas que va a seguir el gobierno estadounidense a lo largo de los siguientes años.

Potencias rivales 

“Enfrentamos organizaciones terroristas, redes de delincuencia internacional y otros que esparcen la crueldad y el mal cerca del planeta. Además hacemos frente a potencias oponentes, Rusia y China, que buscan retar la predominación, los valores y la riqueza estadounidense. Intentaremos crear una enorme organización con esos y otros territorios, pero de una forma que siempre proteja nuestros intereses nacionales”, agregó.

Como un caso de muestra de ese nuevo espíritu de cooperación al que aspira más allá de las rivalidades, Trump se refirió a una llamada del presidente de Rusia, Vladimir Putin, para agradecerle una información que la CIA entregó al Kremlin sobre un supuesto plan para un atentado en San Petersburgo.

Moscú y Pekín contra Estados Unidos

No obstante, tanto Moscú como Pekín son tratados con un lenguaje muchísimo más duro en el archivo de la NSS. Se les califica como “potencias revisionistas”. Una condición semejante a la que poseían Alemania y Japón en los años previos a la Segunda Guerra Mundial, cuando eran potencias emergentes que retaban el status quo.

A lo largo de su alocución, Trump cuestionó lo que calificó como “fallas” de sus antecesores en política exterior. Declinó los ejes cerca de los cuales se desplegará esta novedosa estrategia, desarrollada en torno al inicio de “USA primero”.

La novedosa política no apunta el calentamiento global entre las amenazas a la seguridad del país. Cómo sí había hecho el expresidente Barack Obama en 2015.

Al opuesto, Trump indicó que entre los logros de su primer año de administración está la retirada estadounidense del Acuerdo de París sobre Cambio Climático.