Trump y Putin agitan temor de carrera nuclear

59

Estados Unidos.-La población estadounidense se encuentra alerta luego de que el presidente electo de Norteamérica, Donald Trump, tuiteó ayer que su país debe “fortalecer y expandir” su arsenal atómico.

El mensaje escrito por el mandatario pareció una especie de respuesta a la orden que le dio el jefe del Kremlin, Vladimir Putin, a sus generales de “reforzar la capacidad militar de las fuerzas nucleares estratégicas”.

“Estados Unidos debe fortalecer y expandir en gran medida su capacidad nuclear hasta que el mundo entre en razón con respecto a las armas nucleares”, tuiteó Trump desde su residencia en Florida.

A lo largo de toda la campaña, Trump prometió que si llegaba a la presidencia, Irán no tendría armas nucleares. Y propuso que naciones como Japón y Corea del Sur deberían poseer armas nucleares para poder hacer frente a la amenaza nuclear de Corea del Norte.

El hecho de concederles a Japón y Corea del Sur el estatus de potencias atómicas implica ir en contra de 70 años de política exterior estadounidense desarrollada tanto por demócratas como por republicanos.

En la actualidad, Estados Unidos cuenta con 7155 cabezas nucleares contra las 7365 de Rusia, según datos publicados por la prensa especializada. Desde fines de los 80, la Casa Blanca y el Kremlin vienen reduciendo sus arsenales nucleares de común acuerdo, pero esa tendencia podría cambiar ahora.

Por su parte, Moscú espera la investidura de Trump el 20 de enero para rebajar las tensiones que mantuvo con la administración de Barack Obama en los dos últimos años, a causa de los conflictos de Ucrania y Siria.

En tanto, Rusia se muestra preocupada por la instalación en Rumania y en Polonia de elementos del escudo antimisiles norteamericano, que Moscú denuncia como un intento de reducir su capacidad de disuasión nuclear.

El gran incremento del  arsenal nuclear ruso no es una novedad. En junio de 2015, Putin anunció el despliegue de 40 nuevos misiles balísticos intercontinentales, capaces de “atravesar los sistemas de defensa antiaérea más sofisticados”, después de que Washington planeara instalar armamento pesado en el este de Europa.

El presidente ruso denunció en junio a la organización transatlántica de querer conducir su país a una “frenética” carrera armamentista y de romper “el equilibro militar” en vigor en Europa desde la caída de la URSS.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *