El TS de EEUU suspendió la ejecución de un condenado por asesinato

125

El Tribunal Supremo (TS) de los Estados Unidos decidió suspender la ejecución de un hombre en Alabama,  a quien condenaron por asesinar en  el año 1985 a un agente de la policía local.

Sus abogados apelaron la decisión de la pena capital, ya que fue  víctima de varios derrames cerebrales que le han afectado peligrosamente su salud y que le han afectado su memoria. Ahora no puede ser capaz de recordar su delito.

Vernon Madison, de 67 años, ha vivido más de treinta años en el corredor de la muerte por asesinar al agente de la Policía de Mobile Julius Schulte. En el expediente presentado a semana pasada, el equipo legal  de Madison argumentó que su deteriorado estado de salud le impide que sea ejecutado, ya que ha quedado ciego, no puede caminar sin ayuda y no puede recordar el asesinato ni comprender la pena que le han impuesto. “Su cabeza y su cuerpo están fallando”, manifestaron los letrados en su petición.

La decisión del TS estadounidense

El representante de la prisión de Alabama, Bob Horton, declaró que las autoridades estatales no van a ejecutar a Madison por la orden que ha dado el Supremo.

“La solicitud para detener la ejecución fue presentada ante el juez Thomas y remitida al tribunal, que la ha concedido a la espera de la disposición de un acto de avocamiento”, explicó el TS, sin mencionar los motivos para la decisión de suspender la pena capital.

En el año 2016, el Tribunal número once del Circuito de Apelaciones estableció que Madison ya no debía ser sometido a la pena capital porque había perdido la memoria. Aún así, el TS concluyó en noviembre revocar esa decisión refutando que los precedentes judiciales no decretan que un reo no pueda ser ejecutado porque no pueda recordar “la comisión del crimen”.

El equipo legal de Madison determinó entonces solicitar a los jueces que volvieran a estudiar el caso. En su informe, reseñaron que el psicólogo que evaluó a Madison era adicto a las drogas y que había sido suspendido de sus funciones, por lo que sus conclusiones no debían ser válidas.

Los representantes que personificaron al estado de Alabama, por el contrario, arguyeron que durante el juicio el experto llamado por la defensa declaró que Madison comprendía las razones de su juicio y “el significado de una pena de muerte”. Según los escritos del proceso, Madison asesinó a Schulte en medio de una disputa doméstica que Madison tuvo con su novia.

El crimen de Madison

El reo había dejado la casa de su novia después de recoger sus pertenencias pero se aproximó a Schulte cuando estaba sentado en su coche patrulla y detonó su arma dos veces por la espalda del oficial, acabando con su vida.

A Madison, que es afroamericano, lo condenaron a muerte en 1994 en el tercer juicio tras dos condenas que anularon por fallos de la instrucción y por discriminación racial.