Turismo nudista: Mar del Plata y Villa Gesell llevan la batuta

354

El turismo nudista va creciendo en nuestro país y la Costa Atlántica es el sitio que eligen los que prefieren disfrutar de estos parajes sin nada de ropa.

Mar del Plata y Villa Gesell ofrecen dos propuestas diferentes que encantan a los turistas. Estas playas se apropiaron de este circuito y conquistan a aquellos que buscan espaciosas playas apartadas del centro para poder disfrutar del nudismo sin tabúes.

Mirá también: Estas Son Las Series Que Podrás Disfrutar Los Últimos Días De Enero

Para disfrutar de un verdadero turismo nudista visitá estas playas

En primer lugar, está La Escondida, que hace honor a su nombre. Esta playa se encuentra casi oculta debajo de los acantilados de más de 6 metros que surgen entre Chapadmalal y Miramar, a unos 25 kilómetros de Mar del Plata.

Este paraje es reconocido por ser la primera playa naturista argentina, perfectamente señalizada y la única que ofrece servicios de balneario a sus visitantes.

Por otra parte, está Playa Querandí, a pocos kilómetros del faro de Villa Gesell, se concibió como un espacio rústico y sin infraestructura. Hasta sus formas de acceso son diversas.

A la primera se puede llegar en automóvil, moto, bicicleta o colectivo usando las pasarelas de madera con escaleras que conducen hacia la arena; a la segunda se puede ingresar solamente con vehículos 4×4, caminando 5 km por la costa desde Mar Azul o desde la ruta por un campo privado que cobra $300 por usar su camino.

La socia fundadora de la Asociación Para el Nudismo Naturista Argentino (Apanna), Florencia Brenner.

“Cada una apunta a públicos diferentes. El que viene a Querandí tiene que estar bien equipado y dispuesto a traer todo lo necesario para pasar la jornada bajo sol en un lugar donde ni siquiera hay baños químicos”.

Brenner explicó que la entrada principal a la playa y sus límites fueron construidos a “pulmón por los voluntarios que integran el grupo Amigos de la Playa Querandí, que al inicio de cada temporada deben trabajar contrarreloj para volver a montar las instalaciones arrasadas por las tormentas y las sudestadas”.



Profesora de Castellano y Literatura egresada del Instituto Pedagógico de Caracas/Correctora de estilo. Redactora y editora de Segundo Enfoque. Venezuela


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *