UIP registró denuncias de diputados

91

Ginebra.- Los parlamentarios de América Latina son los que más denuncian, percusiones y violaciones de sus derechos tienen, según una investigación difundida por la Unión Interparlamentaria (UIP).

El informe fue presentado en el marco de la celebración del Día de los Derechos Humanos, mañana sábado 10 de diciembre.

Igualmente, en este reporte indicaron que durante el año 2016 los casos más numerosos y graves se registraron en El Salvador, Nicaragua y Venezuela.

El 34% del total de denuncias recibidas a nivel mundial corresponden a los abusos perpetrados contra parlamentarios en América Latina y que en total suman 155 casos examinados por el Comité de Derechos Humanos de la UIP.

Le sigue Asia con 110 reportes; África con 89; Europa con 63; Oriente Medio y el Norte de África con 39, y el Pacífico Sur con uno.

En Latinoamérica la mayoría de los casos se reportaron 84 vejaciones a parlamentarios en El Salvador y 21 en Nicaragua, mientras que en Venezuela fueron 20 los parlamentarios que sufrieron violación de sus derechos.

Unión Interparlamentaria

Este año el número de casos examinados incrementó en comparación con el 2015 debido a que se reportaron 459 violaciones de derechos humanos o persecución a parlamentarios de 42 países en comparación con los 320 diputados de 43 países registrados en 2015, y de los 311 parlamentarios de 41 países que denunciaron en 2014.

Tipos de violación 

Tanto a nivel mundial como latinoamericano los juicios y otras acciones tomadas contra los parlamentarios sin que se respeten las garantías mínimas han sido el tipo más habitual de violación registrado en uno de cada cuatro casos, según expresa en el informe.

Otra medida verificada por el organismo ha sido la suspensión y revocación abusiva del mandato de los legisladores y que representa el 21 % de casos en el mundo.

El secretario general de la UIP, Martín Chungong, opinó que el uso de los procesos judiciales como un instrumento para castigar la disensión política pacífica, revela un patrón de represión que perjudica la capacidad de los parlamentarios y de los parlamentos de cumplir con su misión institucional. Las tres cuartas partes de los casos corresponden a los parlamentarios de la oposición.

A pesar de este panorama, la UIP admite que el número de violaciones a la libertad de expresión, así como las detenciones y los arrestos arbitrarios, se ha mantenido relativamente estable en 2016.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *