sábado, octubre 23, 2021
InicioInternacionalesUn colombiano se gana la vida como mercenario en el Medio Oriente

Un colombiano se gana la vida como mercenario en el Medio Oriente

En el Medio Oriente donde muchos países se mantienen en conflictos desde hace años, un latinoamericano se gana la vida con una profesión muy particular: es un mercenario. En una crónica publicada en la web www.kienyke.com, el colombiano dice que sus empleadores, son gobiernos que tienen diversos intereses en esas zonas y solicitan a personas con conocimientos para hacer ciertos trabajos que los ejércitos regulares no pueden llevar a cabo.

El mercenario explica: “Nuestra tarea era llevar a cabo varias misiones de alto impacto y con resultados rápidos y positivos. El grupo iba a atacar a los talibanes en Afganistán. Nos infiltrábamos en casas de barrios corrientes y bien ubicadas desde donde teníamos buena visibilidad y con capacidad de rápida reacción en caso de ataques si se percataban de nuestra presencia”.

En el texto, el neogranadino detalló como en una emboscada a su pelotón, conformado por cuatro norteamericanos y un británico, que fueron asesinados, luego de haber acabado con todas sus municiones, notó que tenía pocas opciones para sobrevivir.

Ya lo habían herido y ya que se encontraba sin municiones, decidió acabar con su vida, antes de que los enemigos que lo emboscaban lo hicieran o se lo llevaran como rehén. Relata en la historia, que sacó una bala de su bolsillo, cargó su proyectil y cuando iba a dispararse, escuchó un helicóptero.

[pullquote]“Ese día todo mi pelotón fue asesinado, lo único que sabía con certeza era que no me iba a dejar agarrar vivo”, contó.[/pullquote]

Cuando trabajaba en el ejército colombiano, combatió a la guerrilla, aunque nunca, según dijo, asesinó a sangre fría y de frente, pues todo lo hacía con disparos a muchos metros de distancia.

El experimentado militar cafetero, relató que la primera vez que mató a una persona fue a un terrorista de Al-Qaeda durante una operación.

Cuenta que sirvió al ejército de su país, sin embargo su trabajo fue cuestionado , y al ver como otros soldados de otros rangos los alejaban de lo que más le gustaba, aceptó un oferta para trabajar en Medio Oriente entrenando cuerpos de seguridad.

Según el soldado, el ejército colombiano entrena en el país a personas que tienen este tipo de contratos. En la crónica finaliza, diciendo: “Me ofrecieron entrenar soldados retirados en una guarnición militar del ejército en el norte de Bogotá: con armas, municiones y equipos arrendados por el Estado colombiano. El sueldo que le ofrecieron era superior al que se ganaba como militar y como jefe de seguridad. No lo pensó dos veces y en un par de meses despachó el primera contingente, meses después el segundo.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments