miércoles, septiembre 22, 2021
InicioCuriosidadesUn hombre y su carro de cannabis

Un hombre y su carro de cannabis

Una persona de Cayo Hueso se convirtió en el último, pero no el primero, en resaltar los beneficios de la Cannabis: un carro fabricado casi todo a base de cáñamo, que de acuerdo a él, puede reducir la huella de carbono de mil millones de autos en el mundo, y progresar en la batalla contra el cambio climático.

“En teoría, uno puede fumar lo que quiera, pero no es una buena idea”, dijo Bruce Dietzen, presidente de Renew Sports Cars, quien afirma que la gente le pregunta a menudo si él fuma marihuana.

Él no lo hace; y además, para dejar en evidencia que el carro fue fabricado con cáñamo, un familiar menos potente de la marihuana que durante miles de años se ha usado para fabricar sogas, y ahora un plástico parecido a la fibra de vidrio.

Dietzen, quien fue vendedor de computadoras Dell, ha completado la fabricación del carro en su cochera el año pasado, después de haberse mudado a la isla hace 16 años con un pequeño lote de carros deportivos, sobre todo curvilíneos clásicos italianos y británicos de la década del ’50 que se han servido de modelo. Usando el chasis de un Mazda, Dietzen construyó el elegante Cannabis Car rojo usando unas 100 libras de cáñamo chino importado. El material leñoso al interior del tallo de cáñamo es combinado con una resina para formar una especie de plástico superfuerte que luego es moldeado en la forma de la carrocería del auto.

Dietzen afirma que él aceptará pedidos personalizados por esos autos; los precios van de $40,000 por un modelo de 130 caballos de fuerza, hasta $197,000 por una edición de 2,300 libras movida por un potente motor de 640 caballos de fuerza.

En 1941, Henry Ford develó el Soybean Car (Auto de Frijol de Soya). No se conocen los ingredientes exactos, pero los historiadores creen que el auto de Ford estaba construido a base de cáñamo, paja de trigo y linaza, unidos por una resina a base de frijol de soya.

El cultivo del cáñamo en Estados Unidos también tropezó con obstáculos durante ese período. Luego de que DuPont sacó al mercado un nuevo nylon sintético y más barato, y que un fervor antimigratorio se apoderó del país, ayudado por películas como Reefer Madness (Locura canábica), se desató la oposición a la marihuana.

El año pasado, la empresa evaluó que las ventas en Estados Unidos alcanzaban unos $ 580 millones al año. Con el aumento de la legalización de la marihuana y el acuerdo del gobierno en el 2014 de aprobar algunos programas piloto de cultivo de cáñamo, se habla de un regreso al cultivo industrializado del cáñamo.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments