Una nueva forma de crear contraseñas fuertes

88

Con la finalidad de generar un clima de amabilidad al momento de crear contraseñas de seguridad para el ingreso a múltiples archivos y páginas web, grandes negocios y agencias de gobierno en todo el mundo han respaldado un nuevo estándar de caracteres para la constitución de la “clave secreta”.

En este sentido, el objetivo es detener el odio hacia la formalización de las contraseñas de computadoras, prohibiendo el uso de la típica mezcolanza de letras, números y caracteres especiales, que pretendían ser esenciales para la seguridad digital.

Muchos usuarios manifestaban que el código secreto parecía imposible de recordar. Razón por la cual, cada página de acceso contenía un salvavidas que hacía referencia a la opción de “Olvidé mi contraseña”, siendo un botón de rabia y desdén para quienes deseaban ingresar al portal.

Actualmente, un nuevo patrón está brotando para las contraseñas y se encuentra basado y sustentado por un sinnúmero cada vez más amplio de negocios y agencias de gobierno para el consuelo de los usuarios de computadoras de todo el mundo.

Nunca más las contraseñas deberán ser cambiadas en períodos tan seguidos, o circunscribir una línea incomprensible de caracteres especiales. La nueva dirección es una que distingue menos complicación y complejidad en favor de longitud.

Las contraseñas que una vez se observaron así: “3lOb53rV@dOr” y ahora pueden ser de la siguiente manera: “amigatolegustaleerlasnoticiasdesegundoenfoque”.

Solicitar contraseñas más largas, denominadas como expresiones o frases de contraseña, constantemente de dieciséis a sesenta y cuatro caracteres de largo, ha resultado cada vez más común y típico, como un recorrido de escape de nuestros atormentados inicios de sesión que solo un criptógrafo podría festejar.

Gracias a una serie de investigaciones y estudios de la universidad Carnegie Mellon, se confirmó que las frases de contraseñas son muy buenas como procedimiento de seguridad online ya que los programas de hacker para ingresar ilegalmente, se enmarañan tan fácil con la extensión como con la aleatoriedad. Para un computador, la poesía o las oraciones simples consiguen ser potencialmente difíciles de descifrar. Inclusive mejor: los individuos son menos propensas a olvidarlas.

Una señal de cambio se registró durante el presente año desde la agencia federal que alertaba las políticas informáticas del gobierno. El Instituto Nacional de Estándares y Tecnología de Estados Unidos formuló un borrador de recomendaciones que denominó a una investigación de contraseñas, confortando a utilizar señales de seguridad más largas y finiquitar la práctica de cambiarlas cada sesenta o noventa días.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *