quemar grasa

Una nueva inyección permitiría quemar grasa sin ningún esfuerzo

534

Este jueves, la revista científica Cell Metabolism publicó los resultados de un estudio que abre las puertas al posible desarrollo de una novedosa inyección; la cual permitiría quemar grasa sin necesidad de ir al gimnasio, ni realizar ninguna clase de ejercicio.

Los responsables de la investigación partieron sobre la reducción de la grasa abdominal durante el esfuerzo físico, centrado en el papel que la proteína interleucina-6 (IL-6) desempeña en ese proceso.

La teoría que vincula el ejercicio físico con la reducción del tejido de grasa visceral, no es nueva. Sin embargo, este mecanismo no estaba del todo claro hasta el momento.

Según señala el artículo, los autores de la investigación intentaron explicarlo por el rol de la IL-6; una molécula producida por el músculo esquelético durante el ejercicio. La misma actúa como un mensajero químico a corta distancia, regulando el metabolismo energético y ayudando a quemar grasa en las personas saludables.

Ante tal hallazgo, los investigadores advierten que el estudio no pretende evaluar la aplicación clínica de IL-6; ya que esta proteína puede provocar resultados adversos sobre el sistema inmunológico en pacientes que padecen ciertas enfermedades.

Sin embargo, planean continuar sus estudios para analizar la posibilidad de que esta molécula determine cuándo el cuerpo utiliza la grasa como fuente energía, en vez de carbohidratos. Incluso, estudiarán una posible inyección de IL-6, para quemar grasa de manera directa.

quemar grasa

Vea también: ¿Es posible bajar de peso sin hacer ejercicios?

Metodología de la investigación

Para comprobar su hipótesis, los expertos adelantaron durante 12 semanas un experimento en el cual participaron 53 adultos con obesidad. Algunos se les suministró un placebo de solución salina.

Mientras que otros recibieron infusiones intravenosas de  un medicamento que bloquea las señales de IL-6, y que es actualmente utilizado como antinflamatorio en tratamientos contra la artritis reumatoide.

Luego ambos tipos de participantes fueron divididos, a su vez, en subgrupos. Algunos debían realizar una rutina de bicicleta con varias sesiones, y otros no realizaron ningún tipo de ejercicio.

Los cambios en la cantidad de grasa abdominal de cada uno, se registraron con imágenes de resonancia magnética (IRM).

Los resultados demostraron que los integrantes del grupo placebo que habían realizado ejercicio físico redujeron grasa visceral en un 8%. Mientras que el medicamento revirtió ese efecto, ya que quienes lo recibieron aumentaron en 278 gramos la cantidad de grasa.

Además, el fármaco provocó un incremento en la cantidad total de colesterol en el organismo; así como en el nivel de lipoproteína de baja densidad, conocido como ‘colesterol malo‘.

Para Anne Sophie Wedell Neergaard, investigadora de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) y autora principal del trabajo; este estudio “es el primero en mostrar que la IL-6 cumple un papel fisiológico en la regulación de la masa de grasa visceral en humanos”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *