#UnDiaComoHoy celebran en Argentina la Revolución de Mayo

191

El 25 de mayo es recordado como una fecha patria en Argentina. Tiene carácter de feriado nacional inamovible. Esto gracias a lo que se conoce como la Revolución de Mayo. Probablemente, en el resto del mundo se desconoce la importancia que tiene para los argentinos este día en particular.

Se le llama Revolución de Mayo a una serie de acontecimientos revolucionarios ocurridos en la ciudad de Buenos Aires, en mayo de 1810. Para ese entonces, la ciudad era capital del Virreinato del Río de la Plata, que dependía del rey de España.

Esta tuvo como consecuencia, la renuncia forzada del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros y su reemplazo por la Primera Junta de Gobierno. Aunque gobernaba nominalmente en nombre del rey de España -Fernando VII-, no reconocía la autoridad del Consejo de Regencia de España.

Es por ello que se tiene en el entendido que la Revolución de Mayo inició el proceso de surgimiento del Estado Argentino. Sin una proclamación de independencia formal. La declaración de independencia de Argentina tuvo lugar posteriormente, el 9 de julio de 1816.

Influencia positiva

De acuerdo a la historia, las causas externas de la Independencia obedecen a ideales revolucionarios extranjeros. Aunque la difusión de dichas ideas estaba muy restringida en los territorios españoles, igualmente se difundían en forma clandestina. 

Es como así la declaración de Independencia de los Estados Unidos en 1776  y los ideales de la Revolución francesa de 1789 sirvieron como ejemplo para los argentinos. Les habían hecho creer que una revolución e independencia en Hispanoamérica era posible.

También les aseguraron que era correcto defender los derechos de propiedad y libertad. Además, la coronación en España de José Bonaparte, sembró dudas sobre la legitimidad de la autoridad virreinal.

Clamor popular

El caso con relación a la trascendental fecha que hoy festejan, es que durante la mañana de ese 25 de mayo, una gran multitud comenzó a reunirse en la Plaza Mayor, liderados por Domingo French y Antonio Beruti. 

La muchedumbre reclamaba, entre otras cosas, la renuncia definitiva del virrey y la formación de una junta de gobierno. La gente comenzó a agitarse, reclamando con entusiasmo, y la multitud parecía aumentar y enfurecerse.

El Cabildo se reunió y reclamó que la agitación popular fuese reprimida por la fuerza, pero no tuvieron éxito. Pronto llegó a la sala capitular la renuncia de Cisneros, y tras ello, la composición de la Primera Junta, que surgió de un escrito presentado por French y Beruti, respaldado por un gran número de firmas.