#UnDiaComoHoy Se celebra el Día Mundial del Paciente Trasplantado

379

Desde hace 12 años, la Organización Mundial de la Salud estableció el 6 de junio como el Día Mundial del Paciente Trasplantado. Tal decisión se dio con el propósito de crear conciencia sobre la necesidad que tienen las personas, que padecen enfermedades crónicas o terminales, de tener un trasplante para continuar viviendo.

Un trasplante es un procedimiento médico que consiste en trasladar órganos, tejidos o células de una persona a otra. El método permite mejorar la calidad de vida del paciente. De allí radica que su importancia sea cada vez más vital.

Los órganos trasplantables son corazón, hígado, intestino, páncreas, pulmón y riñón. Mientras que entre los tejidos están las córneas, hueso, pelo, piel, sangre y válvulas cardiacas. Entretanto, las células incluyen a la médula ósea.

La causa principal para que una persona requiera de un trasplante, es que padezca una enfermedad crónica degenerativa. Tal condición deviene en que uno o varios tejidos u órganos comiencen a fallar y se presenten complicaciones.

De acuerdo a estimaciones comunicadas por 98 países recientemente a la OMS, el órgano con mayor demanda es el riñón. En 2005 se trasplantaron 66 mil, lo que representa sólo el 10% de la demanda estimada. Ese mismo año se trasplantaron 21 mil hígados y 6 mil corazones.

Comercio peligroso

Según estadísticas recabadas por distintos organismos, que a su vez fueron reportadas a la OMS, cada año son trasplantados unos 112.000 órganos provenientes del tráfico ilegal.

Este grave problema se observa principalmente en ciudadanos de alto poder adquisitivo. Asia, África y América Latina, aparecen como las áreas de mayor difusión de la problemática.

En este sentido, la Organización Mundial de la Salud, estableció firmes principios para tener en cuenta de parte y parte. En primer lugar señalan enfáticamente que  la persona, ya sea la donante del órgano o su receptora, tiene que ser el centro de interés, como paciente y como ser humano.

Promueven que la explotación comercial es contraria a la equidad de acceso y puede ser lesiva para donantes y receptores. Desde el organismo advierten que la utilización de órganos de donantes vivos entraña numerosos riesgos para la salud.

Del mismo modo indican que la calidad, la seguridad, la eficacia y la transparencia son esenciales para que la sociedad obtenga los beneficios que le ofrece la terapia del trasplante.

Vea también: Gobierno argentino limitó edad para los tratamientos de fertilización asistida