Universidades de mayor relevancia en el mundo. Verdades y mentiras

universidades de mayor relevencia - Universidades de mayor relevancia en el mundo. Verdades y mentiras

Universidades de mayor relevancia en el mundo. Verdades y mentiras

Bertrand Russell decía que las buenas universidades existen solo en la mente de aquellos que suelen ser muy malos estudiantes y, a la larga, aún peores profesionales. Una opinión, desde luego, bastante controversial porque desafía el criterio según el cual se debe estudiar en universidades de mayor relevancia.

No cabe la menor duda de que hay, en efecto, universidades con una gran fama. En este sentido, vale la pena revisar el tema de las universidades de mayor relevancia en el mundo, así como sus verdades y mentiras.

Bien lo destaca el licenciado en psicologia Ignacio Diorio “la fama también puede estar constituida sobre la base de criterios falsos, percepciones erróneas, frágiles estrategias pedagógicas que crean un cierto espejismo en la colectividad”.

Desde luego que habría que ponderar, asimismo, la otra vertiente del espejismo, es decir, constatar que sí existen en realidad buenas universidades y que su prestigio tiene auténticas y valederas bases. Sopesar este panorama no es una tarea muy sencilla, en el sentido de que la enseñanza universitaria se ha diversificado enormemente y, en consecuencia, han nacido nuevos centros con diferentes perfiles curriculares.

Confiar o no confiar en la oferta universitaria. Verdades y mentiras

La oferta universitaria es, ciertamente, inmensa y esa inmensidad puede ser tan sospechosa, así como prometedora. Debemos, por principio, sospechar de una abundancia indiscriminada, porque la masificación educativa no necesariamente garantiza buenos resultados. En todo caso, tenemos una realidad educativa universitaria que despliega sus catálogos y ejerce, de muchos modos, una presión considerable en la vida social.

Los rankings no lo aclaran todo

Algunos rankings muy citados como QS World University Ranking, Times Higher Education o el ranking universitario de Shanghai son algunos de los más conocidos y fiables; pero hay muchos otros rankings publicados que podemos encontrar fácilmente en Internet o en publicaciones.

Cada ranking toma como referencia factores cualitativos diferentes, así como también son diferentes los métodos para cuantificarlos y analizarlos. De ahí que esta información haya que complementarla con la de un experto en la materia para poder tener un perfil completo de la universidad. Lo deseable es hacer un uso consultivo de estos rankings, pero no tomarlos como una verdad definitiva.

“No hay que olvidar, que es relevante darle importancia a otros factores, tales como la personalidad del estudiante, su perfil académico, su trayectoria personal, sus gustos y objetivos”, comenta el licenciado en Psicología Ignacio Diorio.

Por eso, es necesario ayudar a elegir a las universidades más adecuadas para ellos y no simplemente las mejores de una lista objetiva. Previo a esto, hay que abordar más de cerca la realidad universitaria dentro de nuestro propio contexto, el espacio y el rol social que las mismas cumplen.

La transformación universitaria en el contexto internacional       

Los desafíos que enfrentan hoy las universidades en todas partes del mundo son particularmente grandes, precisamente porque el conocimiento, materia prima de estas instituciones, está invadiendo todas las esferas de la sociedad.

Los cambios sociales de los que estamos siendo testigos, tuvieron su primera expresión como exigencias hechas a la universidad; en las reformas que se hicieron en los países avanzados en la década de los ochenta y en un buen número de los países latinoamericanos en la década de los noventa.

Ahora bien, la entrada del nuevo siglo, viene acompañada de nuevas fuerzas de cambio en las universidades. Debido a ello, se está gestando una nueva generación de reformas asociada a los fenómenos que emergen de una vigorosa globalización del conocimiento, con un mercado educativo sin fronteras, muy competitivo internacionalmente, amenazante para nuestros países, si se descuida el calibre de su alcance.

Es por ello que se considera fundamental tener claridad con lo que se avecina en términos de globalización del conocimiento, para aprovechar los aspectos positivos que tiene y enfrentar los aspectos negativos.

La comercialización de la educación Vs. universidades de mayor relevancia

Por otro lado, existen también fenómenos que no solamente habrá que entender para poder sacar provecho de ellos, sino que habrá que enfrentar abiertamente, por los efectos perversos que puede tener para nuestros países, como es la comercialización salvaje de la educación.

En este sentido, resulta preocupante la consideración –todavía no aprobada- que presentó la Organización Mundial de Comercio acerca de incluir a la educación superior como un bien de importación y exportación, sujeto a los reglamentos de los protocolos de ese organismo.

Los nuevos fenómenos están produciendo, a su vez, nuevos modelos de universidad, algunos de los cuales con nuevos tipos de proveedores, ofreciendo educación no convencional. Comienza a surgir un mercado educativo de carreras y programas de postgrado a distancia, que pondrá en apuros a los propios sistemas nacionales de educación superior de los países menos avanzados.

Algunos de esos programas son de calidad, patrocinados por grandes universidades, como Harvard, Cambridge, Stanford, entre otras; pero, otra gran parte de instituciones, son de calidad cuestionada; la cual pudiera crecer a costa de la poca información de los usuarios.

En estos inéditos contextos están apareciendo nuevas modalidades de universidad, entre ellas la universidad virtual, la universidad corporativa, la universidad emprendedora, ¿serán universidades de mayor relevancia? Cada una de ellas tiene su propio atractivo y diferentes tipos de vinculaciones con el entorno. Todos estos factores hay que considerarlos en el momento en que hay que definir el destino universitario de las personas.

universidades de mayor relevencia2 - Universidades de mayor relevancia en el mundo. Verdades y mentirasCinco razones por las que no hay que fiarse mucho de los rankings 

  1. Puestos distintos en diferentes rankings.

El puesto que ocupe una universidad en el ranking cambia según la información que encontremos. ¿Significa esto que debemos revisar todos los rankings existentes? Claro que no. Solo hay que considerar que unos dan mayor importancia a unos factores que a otros y que, al final; el usuario  debe construir tu propio ranking según lo que valore más.

  1. Rankings universitarios por entidades privadas.

En algunos casos, esto puede significar que haya intereses ocultos en la elaboración de dichos rankings o que éstos se vuelvan tendenciosos. Además, la información en la que se basan estas entidades es aportada por las propias universidades, así que aquí también hay sitio para la libre interpretación de los datos.

  1. Algunos factores pueden ser no tan representativos.

No obstante, existen rankings que les dan la mayor importancia a los mismos. ¿Es realmente tan importante que una universidad haya tenido dos premios Nobel de Literatura hace 50 años? Otro factor que hay que tener en cuenta es que estos premios y otros reconocimientos similares no tienen en cuenta algunas materias menos tradicionales; como las artes visuales y multimedia, o las artes escénicas.

  1. Cientos de factores, muchas veces no cuantificables.

Algunos de estos factores son de vital importancia para el estudiante y muchas veces quedan fuera de los rankings o no suponen un porcentaje muy alto en el cálculo final. Por ejemplo: la calidad y facilidad de encontrar alojamiento, la posibilidad de hacer prácticas o estar un año fuera dentro de tu programa de estudios, el apoyo al estudiante internacional, la capacidad de innovación, la valoración del profesorado por parte de los alumnos, la calidad de vida de la ciudad, la posibilidad de obtener una beca, etc.

  1. El factor más importante de una universidad siempre será la persona misma y eso no se puede medir.

Por esto, independientemente de la universidad que se elija y su puesto en los rankings universitarios, nosotros mismos trataremos de asegurarnos de que es la universidad adecuada; es decir, aquella en la que tendremos  éxito y seremos dichosos y en la que, seguramente, alcanzaremos nuestros objetivos personales y profesionales.

 

Natali Ortega

Natali Ortega

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email