Uruguay: Tamberos y arroceros cancelaron rentas caras

201

Uruguay.- Durante el primer semestre del año 2017, el costo de los arrendamientos de campo con destino a lechería remontó 22 por ciento y los arroceros 14 por ciento, de cara al mismo período del pasado año 2016, por lo que los dos rubros más endeudados del sector agrario, debieron cancelar más dinero por la tierra que traspasaron para producir. Vale la pena destacar que en ambos rubros la generalidad de los productores se encuentra en calidad de arrendatario.

Según reseñó el portal de El País, en el primero de los asuntos y en las mismas fechas del balance anterior se arrendaron poco más de cinco hectáreas por US$ 962.000 y un promedio de US$ 189 por hectárea, según las cifras dadas a conocer por la Dirección de Estadísticas Agropecuarias (DIEA/MGAP).

De este modo el valor por hectárea del resto de los arrendamientos descendió entre cinco por ciento y diez por ciento, dependiendo del rubro, según corroboró la Dirección de Estadísticas Agropecuarias (DIEA/MGAP).

Precios. Los contratos con destino especial para ganadería y agronomía de secano acopiaron 290 mil hectáreas; representaron el 73 por ciento del área arrendada en la primera mitad del año, según la Dirección de Estadísticas Agropecuarias.

Resultado de imagen para leche en uruguay

Así, en el caso de las tierras con ocupación y destino a la pecuaria, fueron poco más de  220 mil hectáreas por US$ 14.339 y un promedio de US$ 65 por hectárea. Del mismo modo, en el caso de las áreas agrícola-ganaderas, las estipulaciones abarcaron 906 hectáreas por US$ 9.984 y un cociente de US$ 137 por hectárea.

En Uruguay los contratos agrícola-lecheros incluyeron 906 hectáreas por US$ 154.000 y un intermedio de US$ 170 hectáreas y los productores ganaderos-arroceros reclamaron cuatro mil hectáreas por US$ 385.000 y un promedio de US$ 111 por cada hectárea.

A nivel corriente o de forma tradicional, durante los primeros seis meses del año en curso se forjaron más de mil contratos de arrendamiento que personificaron siete por ciento más que en igual ciclo del año anterior. Por otra parte, la superficie arrendada despuntó las 395 mil hectáreas, sellando una caída de seis por ciento en este primer semestre del año 2017. La superficie traspasada generó US$ 44,5 millones, con un costo promedio de US$ 113 por hectárea al año.