Uruguay revisará relaciones políticas con gobierno de Maduro

86

Uruguay.- El silencio del gobierno del Uruguay con respecto a la situación política, social y económica en la República Bolivariana de Venezuela, así como sobre el calendario electoral en esa nación (el que no es reconocido por las catorce naciones del denominado Grupo de Lima) ha avivado la reacción de los partidos de la oposición. 

En este sentido, también hubo un pronunciamiento de la Iglesia Católica solicitando “hacer algo” por los ciudadanos de aquella nación que soportan “una verdadera dictadura”.

Según reseñó el portal El País, inclusive, aunque formulado a título personal, desde el Partido Nacional el senador Javier García realizó el reclamo de que el gobierno “revise las relaciones políticas” con la nación caribeña.

Esta postura es apuntalada además por el Partido Independiente, según reconoció a El País su líder, el parlamentario Pablo Mieres.

Así, durante los últimos días, las naciones que integran el Grupo de Lima manifestaron a través de un comunicado conjunto su “enérgica condena” ante la “usurpación” que, consideran, ha hecho la Asamblea Constituyente de Venezuela al asumir las funciones del Parlamento.

Los Estados descontentos con la medida son  la República de Argentina Brasil, la nación de Canadá, Chile, Colombia, Guatemala, Costa Rica, Honduras, la República de México, Panamá, Paraguay y Perú, que se pronunciaron de esta forma luego de la declaración suscrita por sus cancilleres en la capital peruana para advertir sobre una “dictadura” y el “quiebre democrático” en Venezuela.

Para lograr aún más tensión, ayer el gobierno peruano anunció que el presidente Nicolás Maduro no puede llegar a la República de Perú para ser partícipe en la Cumbre de las Américas “sin una invitación”.

La salida se produjo luego de que el representante chavista insistiera en que acudirá al encuentro.

Silencio.

Cabe destacar que Uruguay no se encuentra en ese grupo, pero tampoco ha salido a apoyar de forma expresa al gobierno de Nicolás Maduro durante los últimos años.

Es decir que no existe a viva voz un respaldo expreso, aunque tampoco una condena. Y eso es lo que se le reclama desde la oposición charrúa.

De esta forma, el parlamentario nacionalista Pablo Abdala se preguntó: “¿Qué espera nuestro gobierno para condenar la dictadura en Venezuela?” donde, aseveró, “se violan los derechos humanos y se anuncia una votación que no será una elección sino un fraude”. Y volvió la interrogante sobre hasta cuándo será la tolerancia, “Uruguay no debe ser cómplice”, exigió.