Uruguay: Vandalismo se apoderó de instituciones educativas

Photo by Daquella manera

Uruguay: Vandalismo se apoderó de instituciones educativas

Uruguay.- Barrotes violentados, roturas en cristales y comedores saqueados, son algunos de los resultados que dejan los hechos violentos que ocurrieron recientemente en varias instituciones educativas de todo el país y que contabilizaron durante el año 2016 más de ochenta. Pese a la dificultad de los hechos, esa cifra personifica una disminución del treinta por ciento con respecto al año 2015.

Según reseña el diario El Observador de Uruguay, en ciertos casos, la misma institución debe soportar esos ataques más de una vez durante el mismo año. Es lo que ocurrió por ejemplo en la Unidad Educativa 224, situada en camino Abrevadero, al norte de la localidad de Colón, a la que pretendieron robar cuatro veces durante el año pasado.

Uno de los incidentes aconteció en el mes de agosto cuando, en el establecimiento al que asisten más de trescientos alumnos, se reconocieron daños significativos en puertas y ventanas. En el mismo fin de semana, según comunicó el diario El País, hubo otros cuatro sucesos: dos en colegios de Piedras Blancas, la 151 y la 263, otro en el plantel 335 de Manga, y un cuarto en el colegio 330 de la localidad de Maroñas.

Únicamente en el departamento de la ciudad de Montevideo, en el año 2016 Primaria registró cerca de sesenta incidentes de ese tipo, en los que se contienen los robos y actos de vandálicos. En el año 2015, en tanto, fueron cerca de noventa hechos violentos, una cifra mayor inclusive a lo registrada en todo el país en el último año.

La baja obedece, según las jurisdicciones específicas de Primaria, a un cambio en la característica de la vigilancia, que es ahora más dinámica y que consiente circunscribir a la totalidad de los centros educativos. “Anteriormente, de igual modo se gastaba mucho, era atención presencial y no divisábamos todos los centros. Ahora la vigilancia es más dinámica y más eficaz. El cambio ha sido fructífero”, punteó la encargada de seguridad de Primaria, Alondra Balbi.

En general, los robos no involucran grandes sumas de dinero (se trata en los casos mas graves del la devastación de comedores, de donde se llevan el calefón, los botellones y los cubiertos). Sin embargo, sí configura un gasto significativo  a la seguridad destinada para evitar episodios de ese tipo.

Patricia Arnone

Patricia Arnone

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email