Venezuela se quedó sin cerveza

Venezuela.- Esto ya ha ocurrido en su momento con productos como el papel higiénico, la leche o la pasta, pero esta semana se pudo observar a muchos venezolanos comprando con apuro las que por ahora y no se sabe por cuánto tiempo serían las últimas botellas de cerveza Polar.

Luego de que este viernes se suspendieran las operaciones de la cuarta y última planta de la cervecería por falta de materia prima, las otras tres plantas suspendieron durante la semana pasada.

La empresa hizo la advertencia hace casi dos meses atrás sobre los “niveles críticos”  de abastecimiento de cebada malteada en sus galpones. Esto no movilizó el sistema de administración de dólares que controla el gobierno de Nicolás Maduro, siendo el único autorizado para la compra y venta de dólares del país.

Pese a las decenas de solicitudes que fueron emitidas por la Cervecería Polar, el gobierno sigue sin dar el acceso a los dólares para la importación de la cebada. Hasta nuevo aviso, Venezuela se quedó sin cerveza y malta.

“Hemos agotado las opciones de endeudamiento con nuestros proveedores internacionales”, explicó empresas Polar en un comunicado el pasado 21 de abril. Esta situación de la empresa, “impactará a 10 mil trabajadores directos y más de 300 mil fuentes de empleo indirectas entre franquiciados, transportistas, clientes y proveedores en el país”.

Cervecería Polar mantendrá su plantilla de empleados, pero Franklin González, presidente de la Federación Venezolana de Licores (Fevelicor), explicó que  esta suspensión podría tener efectos devastadores en el mercado laboral.

“La Polar es el proveedor de 84% de las cervezas del mercado venezolano y, por el consumo de nuestro país, representa hasta 75% de nuestras ganancias. Estamos hablando de unos 100 mil establecimientos de expendio de licores en los que trabajan directamente unas 500 mil personas e indirectamente hasta 2 millones”, afirmó.

Todos venezolanos están preocupados. “Si no hay más cerveza Polar, ¡me muero!”, bromea un ejecutivo. Luego, afirma que: “De verdad sería muy triste, menos variedad, menos cosas hechas en el país que me gustan y que son típicas”.

Adiarid Lisbeth Mondragón Gómez

Adiarid Lisbeth Mondragón Gómez

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email