Internacionales

Débora Perez Volpin “tenía hepatitis y un cuadro complejo”

La autoridades ofrecieron su versión de los hechos que condujeron a la muerte de la periodista

Argentina.- Débora Pérez Volpin ingresó con hepatitis considerable, líquido almacenado en el abdomen y alrededor del hígado, además de derrames en el tórax, según la versión del Sanatorio. Aunado a ello, tenía un principio de hipertensión portal e ictericia.

La información se conoció a través de fuentes del Sanatorio de La Trinidad, que dieron a conocer la historia clínica de la periodista.

Los empleados del Sanatorio informaron que “Débora llegó con fuerte dolor abdominal y en la cintura, que venía arrastrando desde hacía tres semanas y por los que había sido tratada en forma ambulatoria por otros profesionales”.

El cuadro de Débora Pérez Volpin

De igual forma, agregaron que consistía “de un cuadro completo”. Por el contrario, los denunciantes aseguraron que Débora Pérez Volpin llegó sin complejidad previa.

Por si fuera poco, se divulgó que en la autopsia fueron encontrados entre 10 y 12 incisiones en la cara posterior del estómago.

“Como si le hubiesen pasado un arado por encima, o un peine afilado”. Las fuentes sostuvieron que “esas lesiones no las pudo haber provocado el endoscopio, porque este aparato tiene un tubo de goma”:

“Hay que esperar el resultado de la anatomía patológica para saber cómo se produjeron esas heridas”. La autopsia ya descartó que se trate de perforaciones

Videos de la endoscopía

Respecto a la carencia de imágenes de la endoscopia, sostuvieron que “nunca” se hacen videos en esa clase de intervenciones.

“El endoscopista tuvo que retirar el aparato una vez que había llegado al duodeno, porque la anestesista detectó que Débora tenía baja saturación de oxígeno”.

“Lo normal es de 97 a 98, y ella tenía 64. Por eso no se tomaron imágenes, porque la salud de la paciente se agravó”, sentenció.

Por pedido expreso de la querella, el juez de la causa dispuso que el equipo de endoscopia se busque en el centro médico del barrio de Palermo.

El aparato está conectado a una computadora, donde se ven las imágenes que aprecia el dispositivo.

Normalmente, cuando se observa alguna irregularidad se hace una captura de pantalla de ese video y se almacenan las imágenes del paciente.

Allanamientos

En el allanamiento que ordenó el juez se llevaron el endoscopio con su procesador, CPU y dos sondas.

Además, se extrajo información digital e impresa de los estudios realizados a Pérez Volpin. Entre ellos, una colangiorresonancia y una tomografía computarizada.

La familia de la periodista sostiene una particular hipótesis. Afirman que el equipamiento utilizado para la endoscopia no estaba en condiciones de ser utilizado.

Sin embargo, eso fue descartado completamente por las fuentes del sanatorio.

Terrible angustia

Desde la sede del sanatorio, aseguraron que el endoscopista Diego Bailolenkier, de 36 años, está con “una angustia terrible”.

“Nosotros queremos saber qué pasó, tanto como la familia de Débora. En este sanatorio se hicieron 100.000 endoscopias y nunca tuvimos problema. Somos uno de los mejores sanatorios del país, con un plantel de 8.000 personas, sin contar los tercerizados”

El especialista añadió que “atendemos en internación a 3.000 pacientes por mes y contamos con el mejor equipamiento. Colaboraremos en todo para llegar a la verdad”.

Marketing Digital Experience

Maira Perozo

Periodista, locutora y presentadora de tv. venezolana.

Artículos relacionados

Te puede interesar

Close
Close