Visita de directora del FMI agravó tensión social por crisis financiera argentina

129

Desde el pasado jueves, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, ya venía preparando el escenario de cara a la visita que realizó al país la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

El mandatario había anunciado primero que la economía argentina no crecerá este año. Luego dijo a la población que “el FMI no es malo, solo quiere ayudarnos”. Lo que Macri no previó que el ingreso al país de la autoridad acreedora devendría en un mayor descontento social.

Apenas se conoció que la economista entraría en Argentina para supervisar el avance del acuerdo financiero, las calles de Buenos Aires se llenaron de multitudes de gente enardecida y furiosa con la visita de Lagarde.

Según analistas, se evidencia que el FMI va adquiriendo gradualmente mayor intromisión en la vida nacional de Argentina.

A medida que el organismo realiza jornadas de inspección y fiscalización a las cuentas públicas y al estatus financiero del país, crece el temor de los argentinos hacia la posibilidad que el Gobierno aplique más ajustes fiscales.

Lagarde se reunió con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne

Luego, en una conferencia de prensa, la autoridad monetaria aseguró que el país está cumpliendo con el acuerdo y va por el camino correcto. Lo mismo había afirmado Macri esta semana, cuando dijo que confía en que la senda que transita su gobierno llevará al país a retomar el crecimiento económico definitivo en 2019.

Efectos de la injerencia del FMI

El problema es que, al no haber tenido repuntes ni siquiera leves en el PIB, Argentina enfrenta el reto de incrementar su actividad industrial y sus exportaciones, en especial las de la soja, para equilibrar sus ingresos fiscales y contribuir a cerrar el marcado déficit que tiene en su flujo de caja.

Y mientras el Ejecutivo ya aplicó la medida de ajuste más fuerte hasta ahora, un ajuste fiscal al gasto público por 20.000 millones de pesos, esto es apenas el comienzo.

Tal como hizo el FMI en Grecia durante su crisis de 2014 a 2016, podría darse el escenario en que se ordene un corralito financiero en los bancos (limitación de retiros de fondos), reducción en los montos de las pensiones, aumento de tarifas y modificaciones a la edad de jubilación.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *