La voz de una madre tiene efectos cerebrales

voz de madres - La voz de una madre tiene efectos cerebrales

La voz de una madre tiene efectos cerebrales

La voz de la madre activa en sus hijos más circuitos neuronales de los que creían los expertos y la fuerza de las conexiones entre esas regiones cerebrales cuando la oyen hablar predice sus capacidades de comunicación social, según un estudio de la Universidad de Stanford.

Las regiones cerebrales que registran una mayor respuesta a la voz materna van más allá de las relacionadas con la audición y se extienden a las que controlan las emociones, el proceso de recompensa, las funciones sociales, el reconocimiento facial y la detección de personas que son importantes.

El estudio que realizó la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford y que fue publicado este lunes, está basada en diversos escáneres cerebrales que se les hizo a distintos niños de entre siete y doce años de edad mientras oían a sus respectivas madres.

El jefe del estudio, Daniel Abrams asegura que muchos de los procesos sociales, de lenguaje y emocionales se aprenden cuando se escucha la voz de la madre. No obstante, no se sabe mucho sobre cómo se organiza el cerebro ante la importante fuente de sonido.

Abrams afirma que no habían notado que la voz de las madres pudieran tener un acceso veloz a muchas partes distintas del sistema cerebral.

El profesor de psiquiatría y ciencias del comportamiento Vinod Menon y su equipo se planteó descubrir si la respuesta ante la voz materna se producía solo en las áreas auditivas o si tenía una amplitud mayor en términos de compromiso, reactividad emocional y detección de estímulos sobresalientes, como así fue.

El estudio examinó 24 niños con un coeficiente intelectual no menor de 80 puntos, educados por su madre biológica y que no sufrían ningún desorden del desarrollo.

Los padres que participaron en este estudio respondieron a un cuestionario acerca de la capacidad que tienen sus hijos para relacionarse con otros y antes de hacer los respectivos escáneres del cerebro, cada madre grabó un audio diciendo tres palabras que no tenían sentido.

Menon explicó que en ese rango de edad la mayoría de los niños tienen buenas habilidades lingüísticas, por lo que no quisieron usar palabras con sentido pues habrían implicado la reacción de una serie diferente de circuitos cerebrales.

Dos madres cuyos hijos no formaban parte del estudio y que no conocían a los niños fueron también grabadas pronunciando las mismas palabras.

Los niños fueron sometidos a un escáner mientras escuchaban las grabaciones, tanto de sus madres como de las mujeres de control, y en un 97 % pudieron identificar la voz de sus progenitoras aunque durara menos de un segundo.

Menon explicó que “fue bastante sorprendente” descubrir la cantidad de zonas del cerebro que respondían a la voz materna.

Elinger Medina

Elinger Medina

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email