Yanina Latorre reveló como pasó de botinera a panelista

213

Yanina Latorre rompió el silencio y se dispuso a contar las dura y ensombrecida vida de una botinera y la forma cómo comenzó a hacerse un lugar en el mundo de la farándula en una entrevista concedida al equipo de Hora 25, con Jorge Lanata.

Como es bien sabido, Yanina estuvo durante muchos años acompañando a su marido Diego Latorre en cada uno de sus encuentros deportivos y trabajos en las selecciones.

Durante la entrevista concedida a Lanata expresó: “Las botineras son perros con correa“. Desde muy joven hasta pasados los 30 años, Latorre recorrió el mundo junto a su marido hasta que decidió que quería algo más para su vida.

De esta forma la panelista de Los ángeles de la mañana detalló que ciertamente existe el lado menos glamoroso de la vida de las esposas de los jugadores. “Es un mundo terrible, somos como perros con correa”.

En tal sentido, usó como ejemplo la vida de Wanda Nara, quien a través de sus redes sociales muestra una vida llena de lujos, viajes espectaculares y una costosa residencia en Milán.

Se trazó un camino propio

“La gente se queda con la idea de Wanda y la plata, pero es patético en el fondo. Si mirás su Instagram, hace un reality en base a la plata que hace un tipo metiendo goles. Es patético creer que sos alguien a partir de eso. Por eso me ofende cuando me dicen que trabajo por el apellido, mi marido no pidió trabajo por mí”, expresó Yanina.

Aseguró que su oportunidad de oro le llegó con el surgimiento de las redes sociales, ya que comenzó a comentar noticias de actualidad y sucesos, logrando la atención de Ángel de Brito y Jorge Rial, pero su primera oportunidad laboral llegó en radio de la mano de Cristina Pérez.

En aquel momento Yanina le pidió “permiso” a Latorre para incursionar en los medios, porque no quería perjudicar su carrera.

“Él cree que yo un día me rebelé, en realidad me di cuenta de que solo estaba siendo la esposa de…. Fue a partir de los 33 años hasta los 40 cuando él se empezó a retirar del fútbol y yo empecé a ver que había otra vida atrás de eso. (El rol) de la mujer del jugador, sobre todo en mi época, era acompañarlo, aplaudir sus goles, prepararle la ropa, el bolso, saber los días que puede tener sexo”. 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *