zonas costeras de la habana

Zonas costeras de La Habana se inundaron por fuerte oleaje

78

Cuba.- Los fuertes vientos provenientes del sur de Estados Unidos provocaron considerables oleajes y penetración del mar al oeste de Cuba, con inundaciones en algunas de las zonas costeras de La Habana.

De acuerdo con las informaciones oficiales, las fuertes y grandes olas rompían en el extenso malecón que bordea la capital cubana, ingresando varios metros dentro de la costa habanera, provocando la inundación en las calles. Sin embargo, no se reportan víctimas fatales ni mayores pérdidas en el lugar.

Por su parte, la policía cerró los accesos y controló el ingreso de peatones a las zonas costeras de La Habana.

Lea también Un incendio devoró un humilde barrio de Manaos en Brasil

Un fenómeno inusual

Este fenómeno es poco común durante el mes de diciembre, puesto que la temporada ciclónica en la isla caribeña va de julio a noviembre.

Pero frente a esta situación, Defensa Civil activó sus mecanismos de protección de personas, inmuebles y recursos, para minimizar los daños que este fenómeno pueda provocar.

“No es normal en diciembre y nos cogió este año. Pensamos que no iba a haber ciclón pero nos cogió este tipo de tormenta. Pero en esta zona estamos casi siempre preparados para todo lo que traiga el mar”, dijo Daniel Pérez, habitante de El Vedado, un distrito de La Habana.

Mientras que en el municipio de Plaza de La Revolución se evacuaron a 22 personas, de acuerdo con el presidente del Consejo de defensa Municipal, Jair Morales. Además, en algunas zonas se cortó la energía eléctrica y el servicio de agua potable, como precaución.

Pronósticos para las zonas costeras de La Habana

Según el Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología, en la madrugada del viernes ingresó a Cuba el séptimo frente frío de la temporada, precedido por una banda de lluvias y tormentas eléctricas.

De acuerdo con la jefa del centro Miriam Llanes, la “baja extratropical” que se desplazó este jueves por el sur de Estados Unidos, ocasionó vientos fuertes que alcanzaron velocidades entre 75 y 111 km/h.

“Acostumbrados estamos, pero preocupados también, porque cada vez que entra el mar pasamos trabajo para todo. Entra por los tragantes, las tazas sanitarias, a las viviendas. La electricidad la cortan y la comida se echa a perder”, contó por su parte Magdalena Pulgar, residente de La Habana.



Profesora de Castellano, Literatura y Latín. Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador - Instituto Pedagógico de Caracas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *